Los polos opuestos se atraen y los colores también, como el blanco y negro. Los dos colores más antagónicos siempre funcionan cuando los juntas en un look y a nosotros nos parecen ideales para el verano.

En esta ocasión los juntamos con un top de botones negro y unos shorts blancos con rallas negras laterales y deshilachados, dos de las tendencias de la temporada. Esta propuesta sería ideal para recorrer durante el día la ciudad, pero también para un noche loca de verano y para ir a la piscina o a la playa.

¿Os gusta?